domingo, 28 de febrero de 2016

[Review] Anatomía de un Asesinato - Robert Traver

Nombre: Anatomía de un asesinato
Autor: Robert Traver
Categoría: Novela judicial.
Año de publicación: 1958

Buenas y santas y muchas tantas.

En esta ocación traigo un libro que he sacado de mi baúl de hace 1000 años de cosas por leer. Este libro sin metirles duré más 6 años con la noble intención de leerlo hasta esta vez y me arrepiento no haberlo leido antes.

Craso error, realmente desperdicié una excelente y entretenida lectura durante mucho tiempo.

En fin, comencemos.

Historia

La historia trata sobre un asesinato cometido por el teniente Manion hacia un hombre llamado Barney Quill. Esa es la trama central, sin embargo alrededor de este asesinato se entretejen otras historias que terminan influyendo en el por qué, cuando y cómo de este acontecimiento.

La novela está narrada en primera persona por nuestro exfiscal y abogado del teniente, Paul Biegler. Un hombre entrado en años y por eso mismo, un hombre muy astuto.

La primera parte de la novela se titula "Antes del proceso" y como su nombre lo indica, trata sobre cómo el teniente Manion lo contactó, cómo aceptó el caso, y cómo se informó y preparó para el caso. Esta es sin duda la parte más dinámica del asunto, van a la aldea de Thunder Bay, investigan el bar del que era dueño Barney, a la enigmática y hermosa Mary Pilant y los demás testigos del caso.

Los datos recogidos en esta parte de la novela, nos demuestran que hay una historia detrás del caso de Barney Quill que concierne a una herencia, a su alcoholismo y otras cosas. Al comienzo uno no entiende qué tiene que ver eso con el caso, pero después se vuelve un engranaje más de todo el juicio. Es supremamente emocionante.

También es esta parte nos presentan a quienes son el Sancho panza de Paul: Parnell y Maida. Parnell es un borrachin, pero sin duda alguna un abogado astuto y subestimado; y Maida es la secretaria de Parnell, ella señora es un sol completo.

La segunda parte de la novela se titula "El juicio" y en ella se desarrolla todo el proceso. Se nos había planteado que el abogado del bando contrario era Mitch, el fiscal actual y que de hecho Paul había aceptado el caso para retar al joven fiscal; pero oh sorpresa, cuando en el juicio aparece Dancer,  abogado salido de no sé donde y que es el ser más estresante y fastidioso de... ¡Protesto! (¡Cállate de una jodida vez Dancer!).

Básicamente era así, Paul se levantaba y Dancer protestaba hasta porque respiraba. De hecho saboteó los interrogatorios de varios testigos por andar: ¡Protesto, esto no tiene nada que ver con el tema! ¡Protesto, está hablando de suposiciones! ¡Protesto, porque yo lo digo! y demás.

Arj, ese personaje es peor que un zancudo a las 3 a.m. que no deja dormir. Uno de los puntos negativos que hallé en eso, es que me imaginaba a Mitch peleando ferreamente con Paul, ya que la tensión que hubo en la primera parte me atrapó. Supongo que fue mi error hacer esas suposiciones.

Este juicio es de las cosas más emocionantes de todas, nosotros no nos enteramos cuales son las instrucciones del jurado hasta el final del proceso y por eso mismo, hay ciertas partes que uno no sabe qué es lo que quiere Paul, pero sinceramente no hace falta matarse la cabeza tanto porque la astucia de ese hombre le dice a uno que todo está friamente calculado... hasta que pasa una catastrofe al final.

Ese giro al final de juicio, nos mató las lombrices a todos. Dancer será un cabrón, pero definitivamente es astuto como el infierno, lo más triste del caso (y digo triste porque Manion es un &$*&$*) es que tenía razón, pero obviamente todos queriamos que ganara Paul.

En fin, Paul se repuso a ese golpe de forma muy... natural, tal vez sea la palabra. Nos hace saber que no tiene ni idea qué hacer con ese nuevo testigo, pero al final en su argumentación da unos puntos que parecieran ser naturales para desacreditar al nuevo testigo.

Personajes

Paul Biegler:  Este abogado, exfiscal y adicto a la pesca de truchas, es nuestro protagonista. Yo creo que la principal caracteristica de este personaje es la calma. Pase lo pase siempre está pensando en el siguiente paso a dar. Me gustó mucho su personalidad, ese poder analítico le hacía abrir todas las posibilidades que las circunstancias le pudiesen traer.

Otra de las cosas que valoro mucho de este personaje es que es muy noble, agradecido... no sé cómo decirlo, pero enaltece mucho a Parnell y a Maida. Los reconoce como su apoyo y siempre se demuestra complaciente con ellos. Realmente le importan,  siempre se siente mal por no poderle dar todo el crédito que se merecía Parnell en el caso y al final termina retribuyendoselo muy generosamente.

Parnell McCarthy: El Sancho panza de Paul Bielger. Es un viejo alcohólico que acompaña en todo el proceso y de hecho guía a Paul en los alegatos legales. Es la piedra sobre la que se sostiene Paul. Es un viejo muy leal y también le coquetea a  Maida, es muy jocoso. Ya al final, por la misma tensión del caso, deja de beber.

Claude Dancer: Un fastidio completo. Dr. Protesto, debería llamarse.


Pensamientos

Esta novela fue una sorpresoooota completa. Yo me imaginé de todo, menos que me iba a encontrar aguantando la respiración y con el corazón latiendome a todo lo que daba al final de juicio.

Tanto la articulación de los personajes, como la de los eventos, lo mantiene a uno emocionado a todo momento. La redacción de la novela puedo decir que es impecable, no recuerdo ninguna parte que la haya encontrado confusa o mal hecha.

Nunca había leído una novela judicial, pero si todas son como esta, valgame que valen la pena.

Creo que lo único que no me gustó, fue el toque de romance que le dieron a Paul con Mary Pilant.  Eso sin duda alguna fue un conejo sacado de la chistera. No sé por qué, pero me pareció algo rebuscado, en fin, como en mi cabeza eso nunca pasó, sigo feliz.

Ya mi comentario final es que este libro vale la pena, por supuesto, si uno es propenso a las novelas policiacas o de este estilo.

Espero que lo disfruten 
(esta reseña traté de hacerla más corta que las demás porque ya sé que mis reseñas son eternas).