jueves, 29 de junio de 2017

[Reseña] Hako no naka - Narise Konohara [5★]

Nombre: Hako no naka
Autor: Narise Konohara

Buenas y santas y muchas tantas.

Esta novela es muy difícil para mí tratarla como las otras. Esta novela es especial, probablemente junto con Ai no kusabi son las que yo diría las joyas del género.
Desde hace muchísimo tiempo tenía esas novelas en mi biblioteca y nunca me había animado a leerlas y me arrepiento de haberlo hecho antes.

Este sentimiento que me produjo fue indescriptible en todos los aspectos posibles y por haber. No sólo es una novela diferente y realista, sino que el enfoque de esta novela hace que sea muy difícil mantenerse indiferente. Como seres vivos todos vamos a morir algún día, lo que hace especial que estemos vivos es que compartimos y hacemos memorias con otras personas.

Defintivamente la definición de "un ser al que amar" es Kei Kitagawa. Es el ser más especial que he podido leer alguna vez en mi vida, un alma pura, solitaria, infantil, inocente y lleno de amor. La vida lo ha tratado muy mal y debido a eso su personalidad no podría decirse que a primera vista sea encantadora. Sin embargo, no hace mucho esfuerzo para que uno sienta que quiere protegerlo, amarlo y hacerlo feliz el resto de sus días.

Por como se desarrolla toda la historia, deja un sabor amargo durante la lectura y es que al final sabes que nada es eterno que el amor solo dura mientras el cuerpo lo resista y se pone uno a pensar que es cuando la realidad se vuelve más fuerte que la ficción.

Hay mucho dolor, muchos sentimientos encontrados y es porque al final, el ser feliz solo pudo venir después de la muerte. Esta es la primera vez que siento que el amor no es algo que se trasmita a través de lo físico. El amor de esta novela viene desde un alma solitaria, a un alma perturbada por la realidad. No crees que sea un sentimiento que nazca sólo por la idealización o el concepto de amor de pareja que tenemos, sencillamente son dos almas que se necesitan terriblemente hasta sucumbir.

Debo decir que yo me leí en desorden las novelas, y me leí la primera parte y justo después me leí la última esperando saber si había un final feliz o no. Es un final realistamente feliz y lloré demasiado por eso. Se me iban a salir los ojos.

Cada vez que me pongo a pensar en cómo será el final de mi vida me entra ese sentimiento existencialista y aunque haya presenciado la muerte de mi padre y varios familiares hayan muerto, uno siempre se pone sensible cuando piensa el momento en que va a morir. Esta novela me removió todos esos pensamientos y me quedé pensando largo rato que uno como persona no tiene valor a menos que haya alguien quien te vaya extrañar cuando te mueras.

Recomiendo esta novela por encima de cualquiera otra, deja un sentimiento donde solo lo puede validar quién lo lee, no se trata de la pareja sino el mensaje que da como persona. Cada uno tendrá un concepto de la muerte, del amor, de la familia, de la calidez del hogar y de los símbolos de la felicidad. Compartir el día a día, tener a alguien que te quiera y te haga sentir que vale la pena estar vivo, todo eso depende de los valores de cada uno.

Las reflexiones sobre esta novela vienen una tras otra y me han puesto a pensar como hace mucho algo no me hacía reflexionar. Todo el contexto de la novela de que uno cree es la normatividad para la felicidad, lo que realmente significa ser feliz y lo que al final la vida le a uno para ser feliz. Tantas cosas se apelmazan en mi cabeza, pensando que en esta vida es difícil ponerse un canon para seguir y creer que se va a ser feliz por ser "normal".

El amor es un sentimiento al que siempre le he tenido miedo como un ente generador de destrucción en la valía propia, pero cuando lees una novela como esta te das cuenta que el amor salva vidas mientras sea amor como persona y no como pareja. Enamorarse de alguien como persona a diferencia de la pareja no depende de un ideal, no depende de esperar algo de alguien, sino que la existencia de esa persona sea la que te hace feliz, sólo con que exista es suficiente para ti.

Creo que nunca tendré pagarle a esta novela el bonito mensaje que deja. Lo mira desde todas las perspectivas y deja todo siempre con un toque romántico sin llegar a ser ridículo. La felicidad para una persona puede ser construir una familia porque de ello se puede salvar de la soledad y aunque una familia puede tener hijos, incluso si no los tiene o incluso si los hijos están lejos, se puede hacer sentir ese calor en el hogar.

El sentimiento romántico de compartir hasta el último momento de nuestras vidas, desear poder vivir lo suficiente para poderte hacer cargo de las cenizas de tu amado, todo ese tipo de cosas nunca no la muestran en los yaoi genéricos. Creo que aunque sea una vez en esta vida, deberían leer esta novela.